CONOCIENDO MÁS A FONDO LA METODOLOGÍA BIM

Metodología BIM

Muchas veces se oye hablar sobre BIM y diferentes definiciones o explicaciones: que si es el futuro de la  arquitectura, que si quieres tener trabajo tienes que saber BIM, que si va a cambiar el paradigma de la construcción, o montones de frases parecidas intentando justificar que cambies de metodología para pasar de CAD a BIM, pero desde mi punto de vista esta es una discusión mucho más sencilla de explicar, y que se puede resumir en 3 preguntas: ¿Por qué?, ¿Para qué?, y la más importante: ¿Para quién?. A continuación, procederemos a responder las mismas.

¿POR QUÉ HAY QUE USAR BIM?

Bueno, digamos que este punto debería ser el más fácil de responder, e incluso una pregunta que no deberíamos tener que responder. Teniendo en cuenta el momento en el que vivimos, con tanta tecnología a nuestro alcance (ordenadores, tablets, smartphones, apps, realidad aumentada, etc), la pregunta que surge es: ¿Por qué nos empeñamos en seguir diseñando edificios con una tecnología del siglo XX? Sí, me refiero al CAD, ¿De verdad tenemos acceso a ordenadores con 32 Gigas de RAM, discos duros de cientos de Gigas, tarjetas gráficas especializadas en 3D y Sistemas Operativos de 64 bits para seguir produciendo ficheros CAD 2D e imprimir en papel?
Metodología BIM
Sólo con tomar la parte más sencilla de la tecnología BIM, que es la de crear objetos paramétricos e inteligentes (que permiten ser modificados a través de sus atributos y expandir el cambio a los elementos afectados), o la de crear documentación 2D a partir del modelo 3D (y que se actualice automáticamente cuando se modifica el modelo 3D), debería ser suficiente razón de peso para hacernos tomar la decisión de dejar de dibujar en CAD y pasar a modelar en BIM.

¿PARA QUÉ HAY QUE USAR BIM?

Pero no nos engañemos, en realidad el objetivo de la metodología BIM no es el de ahorrar tiempo en la fase de modelado. El objetivo real del cambio a BIM es dejar de producir documentación en papel (ya sea papel físico o papel digital, como el PDF) para pasar a producir un modelo 3D inteligente, lo que se conoce como VCM (Virtual Construction Model), un modelo que reproduce fielmente el modelo que se va a construir y al que podemos acceder antes de que se construya realmente. Un modelo que nos permite saber, antes de llegar a la obra, si hay conflictos en el diseño, y que nos permite resolver estos conflictos en el modelo virtual y no en el real.

Obviamente, hay muchos más beneficios de usar un VCM que el de encontrar conflictos o errores en el modelo, ya que este modelo virtual también se utiliza para hacer una simulación del proceso de construcción, para hacer la revisión en obra, para generar un presupuesto exacto de los costes, para saber dónde hay que poner las grúas y optimizar el uso de las mismas, para planificar el proyecto, para hacer inventario de materiales, etc. Resumiendo, que el uso de BIM nos permite hacer una construcción virtual de nuestro proyecto antes de hacer la construcción real, con todos los beneficios que eso nos puede aportar para mejorar y optimizar la construcción real.

Metodología BIM

¿PARA QUIÉN HAY QUE USAR BIM?

Dicho de otra manera: ¿Quién se beneficia de que se use BIM? Sí, aquí llega la pregunta del millón: ¿Quién gana (o ahorra) dinero si se usa BIM? Si analizamos el ciclo de vida de un edificio, que puede ser más o menos de 1 año para modelarlo, un par de años para construirlo, pero 50, 75 o 100 para utilizarlo la respuesta parece clara, ¿no?: El principal beneficiado es el propietario del edificio (o de la infraestructura), que es quien puede utilizar el modelo BIM durante más tiempo y para un número mayor de funciones. El modelo virtual (o VCM, como decíamos antes) es tu copia virtual del edificio, el que puedes usar para hacer mantenimiento (sabiendo exactamente dónde están las tuberías y los demás elementos de instalaciones), el que puedes usar para gestionar los espacios, para simular evacuaciones o para hacer cálculos energéticos en cualquier momento. Si, el que también puedes usar para planificar una reforma, y que vas a poder actualizar con los cambios hechos durante la reforma, teniendo siempre un edificio virtual al día y no unos planos en papel poco fiables y obsoletos.

Resumiendo, que el beneficio de utilización del modelo BIM se incrementa según pasa el tiempo en el proyecto, siendo mayor durante la construcción que durante el modelado, y siendo mayor en la fase de utilización y explotación que durante la fase de construcción. Es por eso que, en los proyectos en los que de verdad se utiliza la metodología BIM de un modo efectivo, la decisión de utilizar BIM nunca se toma por el arquitecto o los ingenieros, ni siquiera por la constructora, sino que es una decisión que toma la propiedad del edificio o de la infraestructura final.

Cuando el propietario / explotador del edificio se convence de los beneficios que le va a aportar tener un modelo virtual exactamente igual que el real que es de su propiedad, entonces el cambio es imparable y ya no hay posibilidad de mantenerse al margen: ¡Bienvenidos todos al siglo XXI!

Metodología BIM

Cortés, E. (2014). BIM: ¿Por qué?, ¿Para qué?. ¿Para quién? Spanish journal of BIM, 64 - 65.

Share on facebook
Share on whatsapp
Share on twitter
Share on linkedin

Hurteco, derechos reservados| Desarrollado por Control Redes.